viernes, 20 de octubre de 2017

El primer combate aereo sobre los cielos de America

El primer combate aéreo y primer derribo en combate entre 2 naciones de America ocurrió el domingo 4 de diciembre de 1932 cuando Rafael Pabon derriba una aeronave de la aviación paraguaya (Potez 25-A2 No.6), tripulada por el Tte.1ro. Trifón Benítez Vera y el Cap. Ramón Avalos Sánchez.

El 4 de diciembre de 1932, en horas de la mañana, se dio en los cielos del Chaco Boreal el combate que cuyo desenlace y repercusión trascendió en el continente entero, dando mucho prestigio a la Fuerza Aérea Boliviana. Este combate aéreo es de mucha importancia historica en América, ya que por primera vez hubo bajas (de pilotos) confirmadas durante la guerra, algo que hasta ese momento no se había visto en el continente y causó gran expectativa a los soldados de ambos bandos ya que algunos nunca habían visto algo así.

A primeras horas del dia despegó de la base aérea de Arce un Potez 25 A-2 (Nº 6) de la aviación paraguaya, tripulado por el Tte. 1º Trifón Benítez Vera y el Cap. Ramón Avalos Sánchez, piloto y observador respectivamente, cuya misión era realizar vuelos de reconocimiento sobre los caminos de Alihuatá, Saavedra y Muñoz.

Cuando se encontraba sobrevolando el sector del kilómetro Siete, fue avistada por los puestos de observación bolivianos, quienes comunicaron mediante telefonema a la base aérea de Muñoz la osada incursión; inmediatamente despegó para hacerle frente el caza Vickers "Scout" Nº 96 al mando del Cap. Rafael Pabón. Los dos aviones se encontraron en las inmediaciones del fortín Saavedra, a más de 1500 m de altura. Las incidencias del combate fue un espectáculo excepcional; ambos adversarios hicieron un derroche extraordinario de pericia e intrepidez, que estremeció y emocionó a los soldados, tanto bolivianos como paraguayos, quienes desde sus respectivas trincheras contemplaron absortos cada detalle de este enfrentamiento. El Cap. Pabón, con maniobras acrobáticas buscó ángulos favorables de tiro pasando muy cerca del Potez, y con una certera ráfaga acabó con el observador que le disparaba intermitentemente con sus dos ametralladoras apareadas, en una nueva arremetida, el Cap. Pabón, acribilló al piloto, en otros términos, fue una demostración clásica y brillante del método táctico para atacar biplazas.

El aparato paraguayo, dando violentos giros se precipitó a tierra desde 900 m, llegando a caer destrozado dentro de las líneas bolivianas, a 8 km, al sudoeste de Saavedra, después de volar a muy baja altura para constatar el sitio exacto de la caída, el Cap. Pabón, lanzó un lacónico parte lastrado sobre posiciones bolivianas del sector: "Acabo de derribar un avión pila al S.O. de Saavedra, con maniobras indicaré el lugar, Cap. Pabón". Minutos después se oyen vítores estruendosos y vivas a Bolivia y al Cap. Pabón, mientras el avión del vencedor campeaba su gloria a despecho de los soldados paraguayos que lanzaban alaridos y blasfemias. Cuando Pabón aterrizó en Saavedra, después de recibir las efusivas felicitaciones de sus superiores y camaradas, se dirigió en un camión al sitio donde cayó la aeronave adversaria y al ver los cuerpos de los pilotos paraguayos, le causó una profunda conmoción.


El entierro de los paraguayos:

El sepelio de los dos infortunados paraguayos se realizó con los honores militares en el fortín Muñoz; después de depositar una corona de flores silvestres, el Cap. Pabón usó de la palabra para señalar: "Caballeros del aire, víctimas de vuestro propio heroísmo, valientes de vuestro pueblo: habéis caído en combate noble y valeroso, el destino me hizo vuestro vencedor,...pero ante la muerte no hay vencedores ni vencidos. Vuestros restos descansarán en tierra boliviana, aureolados del respeto y la admiración de vuestros connacionales".

En el campo paraguayo, cuando se tuvo la noticia de esta conducta, los soldados se llenaron de emoción ante aquel rasgo varonil, noble y generoso del adversario. Un gesto parecido se repetiría por los paraguayos con los defensores de Boquerón. Después del entierro una persona se acerca a Pabón, quien en ese momento parecía sumido en profundas reflexiones, y el capitán dice "Estoy atribulado por haber dado muerte a dos camaradas en defensa de mi Patria". En el Museo Aéreo de la ciudad de La Paz se conserva un trozo del avión paraguayo derribado.


Características de las aeronaves Vickers Scout 143[Bolivia]
-Industria: inglesa
-Matrícula Nº 96
-Año de fabricación: 1929
-Motor: Bristol Júpiter VIA de 450 H.P. refrigerado por aire
-Peso vacío: 1.017 kg
-Peso máximo: 1.413 kg
-Velocidad máxima: 240 kph
-Armamento: 2 ametralladoras fijas Vickers de 7,65 mm sincronizadas al motor


Potez 25 A-2[Paraguay]
-Industria: francesa
-Matrícula Nº 6
-Año de fabricación: 1928
-Motor: Lorraine
-Dietrich 12Eb de 450 H.P. refrigerado por agua
-Velocidad máxima: 226 kph -Peso vacío: 1.360 kg
-Peso máximo: 2.150 kg
-Armamento: 1 ametralladora fija Vickers 30 accionada por el piloto; 2 ametralladoras móviles Madsen de 7,65 mm apareadas en la torreta del observador; 1 ametralladora semimóvil Madsen de 7.65 mm ventral en el cubículo del observador




NOTA: El combate aéreo tratado en el post puede catalogarse como el primero en América en una guerra internacional. El primer combate aéreo ocurrió en realidad durante la Revolución de 1922 en Paraguay (10 años antes de este combate, en el Chaco) entre aeronaves Ansaldo SVA-5 gubernistas y revolucionarias. Un SVA-5 gubernista logró dañar a un SVA-5 revolucionario, cuyo piloto tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia, dañando el aparato.

Autor:Daniel Madrid