domingo, 24 de septiembre de 2017

TENSION EN BRASIL! TIROTEOS EN LAS FAVELAS

El gobierno del presidente Michel Temer ha decidido enviar cerca de 950 miembros del Ejército y del batallón de choque (BOPE), a la favela de Rocinha, lo que luego llevaria aun enfrentamiento entre narcotraficantes y la policía en una de las comunidades más emblemáticas de Río de Janeiro. La llegada de los militares se da después de intensas situaciones, en las que los grupos narcotraficantes se pelean por controlar la favela, asi como mantener fuera a las fuerzas armadas, situación que a cobrado cerca de 4000 muertes en lo que va del año, y que llegó a su punto mas critico el domingo pasado, cuando el jefe del narcotráfico, conocido como Nem, condenado y detenido en la prisión de maxima seguridad de Porto Velho lanzara un ataque contra su ex mano derecha, llamado de Rogerio 157, quien aparentemente lo traicionó y mató a dos de sus "soldados". Este Viernes 22 de Septiembre la mañana de pánico en Rocinha y otras 10 favelas de la ciudad, se hizo sentir cuando narcotraficantes que salieron de las comunidades atacaron a la policía en calles y bloquearon las avenidas. Haciendo asi que este viernes aproximadamente hacia las 9:30 AM comenzara el tiroteo y los enfrentamientos entre ejercito y fuerzas policiales contra los grupos narcotraficantes que se disputan el poder de la favela Rocinha. Las fuerzas del gobierno entraron en acción disparando a mansalva y causando el terror tanto en la favela como en las avenidas de acceso. La larga hilera de soldados, que llevan armamento pesado y explosivos, blindados e incluso MANPADS, se adentran en la favela con rostros cubiertos por la vía de entrada principal. Avanzanfo cautelosamnete, apuntando con frecuencia hacia arriba y atentos a todo lo que sucede a su alrededor. Para cuando todo termina, el resultado es de cerca de 3 muertos y un herido, sumado a los daños de propiedad, y un bus que fue quemado por los narcotraficantes para encubrir su huida, del mismo modo se realiza la incautacion de armamento como fusiles, granadas, pistolas y mercancia principalmente en droga y dinero de los narcos.


Las autoridades brasileñas detuvieron a cinco sospechosos en la Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro, en medio de nuevos tiroteos que se produjeron pese al cerco establecido la víspera por casi un millar de miembros del ejército, informaron fuentes oficiales. Un grupo de sospechosos intentó romper el bloqueo establecido por las Fuerzas Armadas, lo que generó nuevas escenas de pánico en la Rocinha, donde viven alrededor de 60.000 habitantes. En la operación, el Ejército detuvo a cinco sospechosos que viajaban en un vehículo y se incautó de un fusil AK47, una pistola, munición y dos equipos de transmisión a distancia, señaló el Estado Mayor de las Operaciones de Apoyo al Plano Nacional de Seguridad Pública. El incidente provocó nuevos cortes en vías de acceso que no se liberaron hasta una hora después.



Desde la tarde de este viernes, unos mil militares del Ejército cercaron la Rocinha para reforzar las operaciones de la Policía, después de que el registrar intensos tiroteos entre dos facciones rivales que luchan por el control del tráfico de drogas en la zona. La Rocinha, con una vista privilegiada sobre las playas más turísticas de Río de Janeiro, está ubicada en un cerro que divide los lujosos barrios de Sao Conrado y Gavea, y sobre la única avenida que comunica las zonas sur y oeste de la ciudad, por lo que es estratégica tanto para los narcotraficantes como para el tránsito. De acuerdo con medios locales, los autobuses municipales no circularon durante la mañana de este sábado en el interior de la favela y solo moto-taxis y furgonetas colectivas hacían el transporte de pasajeros por las calles de la Rocinha.

En otra parte de esa comunidad, las fuerzas especiales de la Policía decomisaron cinco granadas caseras, señaló la institución. Los tiroteos del viernes no solo se concentraron en la Rocinha, sino también en otras cinco favelas en las zonas norte y oeste de Río de Janeiro, lo que igualmente provocó movilización de policías, cierre de vías y enormes embotellamientos.


Río de Janeiro vive una inutilizada ola de violencia desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016, que ha obligado al Gobierno del presidente Michel Temer a enviar unos 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas para reforzar la seguridad en la región, con la perspectiva de que permanezcan allí hasta finales de 2018.


Mantente al día con nuestro blog, tendremos más información sobre este y otros temas de interés todos los dias.

Autor del Post: Abraham Garcia